El secreto de la felicidad del Mirlo

31 mayo, 2011

Se llamaba José Marlo, el Mirlo. Jugaba conmigo al fútbol cuando éramos chicos. Después fue un personaje conocido del barrio. Es extraño comenzar así cuando se tiene que describir a alguien, pero no hay otra forma, la definición es perfecta: El Mirlo era el tipo más feliz del mundo. Siempre estaba sonriente y feliz. Nunca vi a un tipo tan alegre.

Irradiaba felicidad, la contagiaba. Era siempre un placer hablar con él, un señor con todas las letras. Alguien lo bautizó Mirlo y quedó…muchos se adjudican el bautizo, pero la verdad es que ni él sabía quién había sido.

Tenía muchísimos amigos y se la pasaba visitándolos, de a 2 y 3 por día aún en sus últimos días. Charlaba, jugaba al billar, siempre con su copetín y su ginebrita. Ya debía andar por los 89 años.

Viajaba siempre en colectivo, y sabía los recorridos de todos. La gente que lo conocía lo paraba por la calle y le preguntaban recorridos. Dicen que los sabía todos, pero para mí ni en pedo los sabía todos. Un recorrido del Mirlo era un cuento…si hasta se juntaba gente! Además del recorrido calle por calle, te contaba datos históricos, las vistas más lindas del recorrido, y el mejor momento del día para hacerlo…los hipnotizaba a todos con su relato. Su fama comenzó por eso y por su conocimiento de fútbol.

Qué fanático! Siempre que podía estaba mirando fútbol. Un verdadero apasionado. Discutía y opinaba con autoridad. Era un archivo el hijo de puta…sabía todo! Podía describir con lujo de detalles cuánto gol se le preguntara. Amaba el fútbol del toque, pelota al piso, de gambeta elegante y extrema caballerosidad. En los picados, anulaba goles de nuestro equipo para que haya justicia! Un fenómeno! Aunque…para qué mentir, había algunos que lo querían matar…pero era tan bueno el Mirlo que se la dejaban pasar, si hubiera sido cualquier otro, no sé si la cuenta.

Era un verdadero amante del fútbol. Lo comparaba con la poesía, con la danza, con el teatro, lo disfrutaba en cada gesto técnico, en cada resolución majestuosa o impensada. Se volvía loco por un pase en la mitad de la cancha y nunca gritaba un gol si no era lindo. Decía que amaba tanto al fútbol que no podía ser de ningún cuadro en particular, y es verdad…nadie sabe de qué cuadro era. Es parte de su secreto.

El Mirlo amaba tanto al fútbol, que iba a ver siempre al que jugara mejor. A veces, el equipo al que iba a ver ni siquiera salía campeón, pero sus principios permanecían intactos.

“¿Mi secreto? El buen fútbol me hace muy feliz.” -me dijo una vez.

Yo le creí.

Las bicicletas tristes

27 diciembre, 2010

Hay bicicletas que estan tristes, como la mía. No hay vuelta que darle, con el tiempo, viene el retiro, que se parece bastante al abandono. Pero ellas, nada. Qué nobleza, después de tanta historia, soportan estoicamente sus jubilaciones en lavaderos, garages, bauleras y balcones…esperando.

De chiquita, mi bicicleta era mucho más que unos caños de fierro, ruedas y una cadena…era un corcel brioso, una compañera y una amiga. Si, mi bici era mi amiga. Testigo de mil y una aventuras, incluso de mis primeros amores, siempre fue mi fiel compañera, y sé que tenemos secretos que nos vamos a llevar con nosotras a la tumba.

Siento un agujero en el alma cada vez que paso por el lavadero de mi casa y veo el estado de la mía. Abandonada, con las gomas bajas, ya descolorida, un poco oxidada…me mira…tengo una sensación de mirada, de presencia. Como cuando sin saber porqué nos damos vuelta porque sentimos que alguien nos está mirando y efectivamente, ahí esta…mi bici…mirándome, exigiendo una explicación y suplicando una caricia en el alma que ya no llega.

Mi compañera de aventuras está derrumbada en su retiro indecoroso y yo sé que la he abandonado. ¿Cómo explicar que ya nada es lo mismo, que ya no puedo pasar tiempo con ella, que nuestras vidas cambiaron? Qué dolor. ¿Cómo explicar que tuve que dejar las aventuras y los juegos para dedicarme a otras “cosas de gente grande”? Es natural crecer y dejar de distrutar ciertas cosas. Es la vida misma, y a veces duele.

Hoy muchos chicos tienen aventuras, pero suelen ser en “unos y ceros”, frente al televisor. No son tan comunes las aventuras de las buenas, de las inventadas por uno mismo, esas que nos dejan la frente transpirada y sed de chocolatada con vainillas. Amigas fieles como nuestra bici nos acompañan durante un período de nuestras vidas en el cual vivimos intensamente algo que no deberíamos perder nunca: la capacidad de imaginar y de jugar con nuestra imaginación.

Aunque sé que no vamos a compartir aventuras como antes…¿Quien nos quita lo bicicleteado? Juntas anduvimos miles de horas con amigos y amigas, ganamos infinidad de carreras imaginarias, eludimos grandes peligros e incontables obstáculos. Algunas veces también terminamos mal, aunque debo confesar que siempre por culpa mía.

Cuando salgo de casa por el lavadero la veo, vieja y noble, esperándome. A veces, cuando estoy especialmente sensible, le digo en voz baja, para que nadie me escuche…

Gracias.

La cama debe conformarse con encamarse con el camastro

11 octubre, 2010

Cuando no miramos, los objetos tienen sexo, nadie puede dudarlo.

La Cama, femenina, no tiene un “camo” masculino. La Cama debe conformarse con encamarse con el Camastro. A la Cama le gusta en cuatro patas, pero el Camastro es muy flaquito, muy bajito, muy endeble…no le dá! Pobre Cama… y encima…

El Tornillo (siempre peinado al medio) y la Tuerca (siempre abierta a dar una vuelta) hacen una pareja generalmente muy estable que con los años suele volverse inseparable. Los Tornillos y las Tuercas son muy exquisitos, no se van con cualquiera. Si sos Tornillo o Tuerca, encontrar una pareja compatible a veces es difícil. Proliferan los boliches de “solos y solas” en latas y frascos varios. Encontrarse es además solamente la mitad del camino, ya que necesitan ayuda para consumar su amor.

El Control y la Tele se dicen cositas en secreto todo el tiempo, El Control es más dependiente, pobre. Si la Tele no está, entra en depresión y eventualmente se sulfata. La tele es un poco más independiente, y si su pareja no está, puede divertirse sola, aunque seguro piensa que no es lo mismo. En esta pareja, la comunicación es fundamental.

El Matrimonio opresivo que la Birome ejerce sobre el pobre Cuaderno es digno de comentar. También hay Biromes gay a las que les gustan las Agendas, pero las Agendas son más valientes que los Cuadernos y al sentirse oprimidas suelen quedarse en taxis para intentar escapar y comenzar una nueva vida. Si no querés perder tu Agenda, escribí sobre ella suavemente con un Marcador fino.

Los objetos tienen sexo, nadie puede dudarlo. Quizás algún día agarremos a alguno con las manos en la mesa.

¿Qué me pongo?…¡Ponéte en su lugar!

1 julio, 2010

Nunca digo “¿Qué me pongo?” y menos a alguien del otro sexo. Es una pregunta (entre tantas) que indica que una mujer es miembro del lamentablemente popularísimo club de mujeres boludas e hincha pelotas, club del cual hago máximos esfuerzos para no pertenecer.

Tengo claro que hay preguntas, frases y comportamientos que generan en el sexo masculino la reflexión de si valemos la pena el esfuerzo. Hay una raza de mujeres boludas que lo único que parecen pensar es en verse lindas, ir de shopping y hablar por horas con sus amigas de las cosas más triviales.

Demos gracias que poseemos partes corporales que para el hombre son equivalentes a la cocaína. Escuché muchas veces la frase “una novia sin tetas más que novia es un amigo”, y aunque no creo en su validez (todavía hay hombres de verdad.), lo que se adivina detrás de este dicho es que sin la interacción sexual, el interés de muchos hombres en nosotras cambia considerablemente.

Toda mujer sabe que sus atributos sexuales son un arma, y en algunos casos una herramienta de negociación. A muchas de nosotras nos gusta negarlo, pero si estás en una entrevista laboral y esperando al lado tuyo hay un hembrón de esos que raja la tierra, te maldecís por tu mala suerte y rogas al cielo que si la entrevista la hace un hombre, tenga una mujer que lo satisfaga.

Hay mujeres bendecidas por la genética que van por la vida ejerciendo un tipo de atracción que sólo puede compararse a la de un agujero negro (en el sentido cósmico, eh!), mujeres que saben de su belleza y la usan para su beneficio. La belleza extrema es un arma de doble filo, ya que la posibilidad de encontrar un hombre que pueda pensar por arriba de sus instintos decrece significativamente.

Escucho con asombro a amigas y conocidas que pueden hablar por teléfono por horas y tomo nota mental de las cosas realmente importantes que se han dicho en la conversación. Generalmente mi lista termina vacía.Vacía! Imagino lo que piensan los hombres de las mujeres en este caso, y tienen razón.

Una conversación telefónica entre hombres es resumida, directa al grano, se habla lo estrictamente necesario, se intercambia la información importante y dura generalmente entre uno y dos minutos. Es muy raro que los hombres hablen boludeces por telefono o que se llamen sin una razón específica. Si tu novio o marido habla por teléfono durante horas, o es un poquito gay, o vos sos un poquito cornuda. Cualquiera sea la razón, dá para pensar.

Ante mi pregunta sobre los clichés de las mujeres hincha pelotas y la importancia de los temas tratados en charlas telefónicas maratónicas, un amigo me dijo la otra vez: “No me quejo, el tiempo que ella pasa hablando boludeces por teléfono con amigas es tiempo en el que no me rompe las bolas a mí, así que puede hablar todo lo que quiera, si la llaman durante un partido de fútbol, agradezco mi suerte”. Tiene razón. El hombre sabe el nivel de boludez de su mujer, prefiere que las conversaciones boludas las tenga con sus amigas, y piensa: “Sacáte las ganas y no me jodas a mí”. A eso hemos llegado.

Nunca pido a un novio que me acompañe al shopping. Basta con ver a los valientes (o dominados) que lo hacen para darse cuenta de que o están en el comienzo de una relación, o son unos boludos importantes (y se lo merecen) o se mandaron alguna cagada.

Pero volvamos a la pregunta que titula esta nota. Iba a intentar hacer una lista de las boludeces que decimos y contestarlas de acuerdo a mi modo de pensar, se que faltan muchas (agreguen las que quieran en los comentarios), pero me acaba de llamar una amiga y no tengo tiempo de terminar este post.

Pregunta: ¿Qué me pongo?
Pensamiento masculino: Un tiro en la boca.
Reflexión: No hay hombre heterosexual en la tierra al que le interese demasiado que te ponés, están pensando en cuánto falta para que te lo saques, y además…¿vos viste cómo se visten la mayoría de los hombres?

Pregunta: ¿Este vestido me hace gorda?
Pensamiento masculino: No, lo que comés te hace gorda.
Reflexión: Esta pregunta es incontestable! Las dos posibilidades: Herime o mentime.

Pregunta: ¿A vos te atraen otras chicas?
Pensamiento masculino: Pero mirá que sos boluda, eh!.
Reflexión: ¿A vos te atraen los hombres?

Frase: No tengo qué ponerme.
Pensamiento masculino: Te la pasás comprando ropa, yo te tengo que decir que ponerte? Que soy, Gino Bogani!? Que boluda que sos!
Reflexión: Los hombres piensan dos cosas: Primero, que gastamos guita al pedo porque siempre estamos comprando ropa y nunca tenemos que ponernos. Segundo, que somos más boludas que las palomas, porque siempre compramos la cosa equivocada.

Pregunta: ¿Vos me querés?
Respuesta: Claro, tontita!.
Pensamiento masculino:
Ufff…que hincha pelotas, insegura de mierda, me tenés podrido.
Reflexión: Si tenés que hacer esta pregunta, sos aspirante a presidenta del club.

Buenos Aires sin protección al menor

27 junio, 2010

En mi infancia inocente, el sexo no era algo que se encontraba en cada esquina, estaba mas escondido. No estoy hablando de que fuera algo prohibido, sino de algo “para mayores”. Estaba, obvio, pero había horario de protección al menor y en los medios y en la calle no se decían malas palabras ni se veían mujeres en tetas a las 4 de la tarde.

Hoy, una caminata cortita por cualquier avenida te hace ver un completo muestrario de “gatitas” y “pisos VIP”. ¿Desde cuándo está bien que en la vía pública se puedan promocionar bucales sin globito?

Además se corren riesgos innecesarios, como que al salir con un chico, el volantero de las putas lo salude por el nombre y le diga “No viniste!  ¿Que te pasó la semana pasada?”. Eso no está bien.

Esta semana el gobierno de la ciudad, interesado en hacer prender el cartel de Coca-Cola en la 9 de julio para tener su propio “Futbol para Todos” tuvo un altercado con un Juez. Ya que hablamos de contaminación visual… ¿Porque no evitamos a la gente y sobre todo a los niños esta invasión de gatos? El que quiere esos servicios (y no voy a parafrasear a Tangalanga) sabe donde encontrarlos.

Pero dejemos tranquilas a las chicas, después de todo se rompen la cola laburando. Hablemos de los medios…

¿Desde cuándo esta bien mostrar shows de stip-tease con besos lésbicos en la televisión abierta? Se escuchan constantemente palabrotas que como soy una señorita no voy a reproducir, pero hay que decir que el “blip” para taparlas no tapa nada, se escuchan todas perfectamente. ¿Tan mediocres somos que no podemos hacer un programa sin decir o hacer guarangadas? Principalmente a vos te hablo, Tinelli!

En la radio y la televisión se putea sin ton ni son a cualquier hora. En los kioscos de diarios ya casi no existen las bolsitas negras para tapar la chanchada, son sex shops en plena calle!

¿Que pasó, cambiaron alguna regla y yo no me enteré? ¿Estamos todos locos?

Ojo, no se equivoquen, no soy puritana, al contrario! Pero las cositas que hago (y disfruto mucho) las hago con la puerta cerrada, como debe ser.

A ver si nos ponemos las pilas y decontaminamos un poco! De paso, seguro que va a haber más hombres en la calle.

FWD: Periodismo 2.0

27 junio, 2010

Hay un nuevo periodismo que sorprende por su liviandad y facilismo. Parece que ya no fueran necesarias las notas de autor, la investigación o la generación de material propio: “Si existe internet…algo para rellenar seguro que encontramos” es la frase que parece advinarse al mirar algunos programas.

El cambio más pronunciado en los medios en los últimos años es el comercial y lamentablemente es un cambio mundial. El noticiero ha pasado a ser un producto y no un servicio. Como producto, el noticiero deviene en “show con noticias” y debe mejorar su rating para mejorar sus ingresos. Nace entonces el híbrido entre noticiero y show de variedades, que busca amenizar las noticias serias con notas “de color” y secciones varias, y resulta entonces muy tentador el utilizar en esas secciones material que es popular en internet. Después de todo, ya ha sido probado ante una audiencia.

El noticiero no es un show de variedades, debe tener la grandeza de elegir sus noticias en base a lo que la sociedad debe saber, y no en base a lo que puede dar más rating o lograr un producto más entretenido.

La creación y la producción no son optativas ni pueden ser reemplazadas por Google, Facebook o Twitter. El periodista no debería ser alguien que decide qué contenidos de internet vale la pena reenviar (como si su medio fuera un correo electrónico), a su audiencia.

Hoy en día muchísimos medios incluyen o generan noticias sobre contenidos o sucesos de internet cuyo valor periodístico real es decididamente nulo.

Deberíamos estar preocupados por la invasión del periodismo fácil, el “periodismo reenviador”.

Por favor, no reenvíe esta nota a los medios.

Mi primer post

27 junio, 2010

Voy a publicar las cosas que he escrito a lo largo de mi vida y las que sigo escribiendo. Acá estoy, ahí voy…

Me tiro a la pileta…hay agua?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores